Para Compartir:

Globo de Visitas:

TEMATICAS DEL BLOG:

JOSE ALFREDO AREVALO

Estudiante de Ingenieria de Sistemas

Santa Marta, Colombia

 

Tel: 311 434 3433 

E-mail:

tartaro_1618@hotmail.com

job.38011@gmail.com

UN LENGUAJE ELEMENTAL PARA LA DESCRIPCIÓN DE SISTEMAS: DIAGRAMAS DE INFLUENCIAS

La descripción mínima de un sistema viene dada por la especificación de las distintas partes que lo forman y las relaciones que se establecen por las influencias de dichas partes.

Veamos a continuación, con un sencillo ejemplo, cómo se puede analizar la estructura sistémica de un proceso. Supongamos el hecho elemental de llenar un vaso de agua. En la figura 2.1 se muestra una ilustración gráfica de este proceso. Su descripción, en lenguaje ordinario, es muy simple: el que llena el vaso de agua, mediante la observación del nivel alcanzado en el vaso, actúa sobre el grifo, de manera que lo va cerrando según se alcanza el nivel que considera oportuno. El proceso que tiene lugar lo describiríamos como sigue: el agente (el que llena el vaso) compara el nivel alcanzado en el vaso con el nivel deseado, si existe discrepancia actúa sobre el grifo, con lo que se influye sobre el nivel alcanzado, que es de nuevo comparado (en realidad se trata de u proceso continuo) con el nivel deseado; según disminuya la discrepancia, se irá cerrando el grifo, hasta que al anularse esta, se cierre definitivamente. En el diagrama se indican los elementos más importantes que intervienen en el proceso. Estos elementos básicos del proceso están unidos entre sí mediante flechas que indican las influencias que se establecen entre ellos. Por ejemplo, el nivel alcanzado depende del flujo de agua o, lo que es lo mismo, el flujo de agua influye sobre el nivel alcanzado, lo que se indica, en el diagrama, mediante una flecha que va desde “flujo de agua” a “nivel”. Esta relación de influencia se escribe:

De forma análoga, la “discrepancia” se determina a partir del “nivel deseado” y del “nivel” alcanzado. Por último, la “discrepancia” determina el “flujo de agua”.

Este ejemplo constituye una muestra de cómo se puede analizar un sistema, descomponerlo en sus elementos esenciales, y relacionar estos elementos mediante un bosquejo de cómo se producen las influencias entre ellos. De este modo se tiene la descripción más elemental que podemos tener de ese sistema, que se limita a establecer que partes lo forman y cuáles de ellas se influyen entre sí. La influencia, en esta descripción, se mantiene a un nivel cualitativo, en el sentido de que únicamente se dice si se produce o no influencia, pero no la forma o magnitud que tenga. En general, si A y B son dos partes de un sistema, el hecho de que A influya sobre B se representa mediante una flecha de la forma A B e indica que B es una función de A, es decir B = f(A), aunque no conozcamos la forma matemática exacta de la función.

El conjunto de las relaciones entre los elementos de un sistema recibe la denominación de estructura del sistema y se representa mediante el diagrama de influencias o causal. El diagrama de influencias de la figura 2.1 constituye un ejemplo de la estructura de un sistema.

En su forma más simple el diagrama de influencias está formado por lo que se conoce como un grafo orientado. A las flechas que representan las aristas se puede asociar un signo. Este signo indica si las variaciones del antecedente y del consecuente son, o no, del mismo signo. Supongamos que entre A y B existe una relación de influencia positiva:

Ello quiere decir que si A se incrementa, lo mismo sucederá con B; y, por el contrario, si A disminuye, así mismo lo hará B. Por otra parte, si la influencia fuese negativa a un incremento de A seguiría una disminución de B, y viceversa. De este modo, asociando un signo a las relaciones de influencia, se tiene un diagrama que suministra una información más rica sobre la estructura del sistema, aunque continúe conservando su carácter cualitativo. En la figura 2.2 se muestra el diagrama de llenar un vaso, con un grafo de este tipo.